Intercambio de conocimientos con el proyecto socio-cultural Las Golondrinas

Facebooktwitter

La finalidad de interactuar desde la informática y las comunicaciones con los adultos de la tercera edad, es más que motivo para que el Joven Club de San Luis III, junto a las integrantes del proyecto socio cultural “Las Golondrinas” materialicen la concepción de Fidel Castro Ruz cuando expresó: «… lo que importa no es solo que las personas vivan muchos años, sino que vivan bien, que se sientan bien, que se sientan saludables, que se sientan atendidos, que se sientan seguros, que se sientan dignos…»

La presentación del blogs, golondrina.cubava.cu, fue motivo para que el intercambio fluyera de manera instantánea contando historias de vidas, relatando sus vivencias desde su integración al proyecto y la importancia de saber que cuentan con otro medio de comunicación para que el mundo sepa cuanto se preparan en materia de hacer una vida más agradable a pesar de los años.

La especialista principal Evelina Mustelier Gray en el intercambio puntualiza, que en la actualidad se aboga por programas que garanticen el desarrollo pleno y continuidad social de este segmento poblacional, de ahí el empeño del colectivo de trabajadores de contribuir con la cultura del envejecimiento libre de paternalismo, gerofobia y discriminación.

Refiere además que los adulos mayores son la memoria histórica viva de nuestros pueblos y, por tanto, la misión es continuar participando de forma activa en la sociedad, en aras de un mundo mejor, no sólo para los que hoy ya son mayores, sino también para el resto de la población y  la familia en particular.

Por otro lado la profesora Dolores Galán expresa la necesidad de incorporar al grupo, el Médico Especialista que compartirá momentos junto a ellas explicando cómo se alcanza calidad de vida y la atención especializada a los adultos de la tercera edad. Reafirmando la importancia de hacer realidad el nombre del proyecto pues es así como son los adultos de la tercera edad.

Fe Cabrera Frometa aporta su experiencia desde su entrada en la Universidad del adulto mayor y el placer de saber comunicarse con su teléfono celular. Muy interesante resulto las palabras de Ana Gloria quien sentía añoranza por su máquina donde aprendió a teclear las primeras palabras, como sabe manipular su teléfono gracias a los especialistas e instructores del Joven Club que con tanto amor le brindaron el conocimiento.

No falto el momento de reconocimientos, por lo que nuestra abuelita de mayor edad resulto premiada con un gran aguacate, fruta típica de nuestro país, que llevo a casa para degustar junto a su familia y la expectativa de volver en la tercera semana del  próximo mes, para compartir juntas temas de interés que “harán a las golondrinas más fuertes desde el conocimiento”.